martes, 7 de febrero de 2012

DOLOR MENSTRUAL

Dolor menstrual o Dismenorrea

Son aquellos en los cuales una mujer experimenta dolor en la parte baja del abdomen tipo cólico, dolor agudo e intermitente, dolor sordo y persistente o posiblemente dolor de espalda.
El dolor menstrual afecta a muchas mujeres y, para un pequeño número de ellas, la molestia dificulta el desempeño de actividades diarias académicas, hogareñas y laborales normales por algunos días durante cada ciclo menstrual. Este problema es la causa principal para que las mujeres entre sus años de adolescencia y los 30 años de edad pierdan tiempo en el colegio y el trabajo.
Este dolor se puede presentar unos días antes de la menstruación o justo al comienzo del período y, usualmente, desaparece a medida que el sangrado disminuye.
Es normal que durante el ciclo menstrual se presente un dolor moderado, mas no excesivo. El término médico para los períodos excesivamente dolorosos es dismenorrea y en general existen dos tipos:
•    La dismenorrea primaria es el dolor menstrual que se presenta en mujeres que, a excepción de esto, son sanas. Este tipo de dolor no está relacionado con ningún problema específico en el útero u otros órganos pélvicos.
•    La dismenorrea secundaria es el dolor menstrual atribuido a alguna enfermedad subyacente o a una anomalía estructural bien sea dentro o fuera del útero.
Se cree que la actividad de la hormona prostaglandina, producida en el útero, es uno de los factores causales del dolor en la dismenorrea primaria. Esta hormona causa la contracción del útero y los niveles tienden a ser mucho más altos en las mujeres con dolores menstruales intensos que en las mujeres que experimentan un dolor menstrual leve o no lo presentan.
Hable con su médico si usted tiene cualquiera de los siguientes síntomas:
•    Períodos dolorosos que no le comenzaron temprano en su vida
•    Dolor en otras oportunidades distintas a los primeros días de su período
•    Flujo o sangrado vaginal inusual
•    Dolor que no desaparece cuando usted toma medicamento para aliviarlo
SINTOMAS
Síndrome premenstrual (SPM). El SPM incluye síntomas tanto físicos como psicológicos que experimentan muchas chicas y mujeres justo antes de tener el período menstrual, como:
•    acné
•    hinchazón
•    fatiga
•    dolor de espalda
•    senos sensibles y/o doloridos
•    cefalea
•    estreñimiento
•    diarrea
•    antojos alimentarios
•    depresión o decaimiento
•    irritabilidad
•    problemas de concentración
•    dificultad para afrontar el estrés
Aunque se desconoce la causa exacta del SPM, parece obedecer a fluctuaciones en los niveles hormonales y a sus efectos sobre el cerebro. Durante la segunda mitad del ciclo menstrual, la cantidad de progesterona que hay en el cuerpo aumenta. Luego, aproximadamente siete días antes del inicio del período menstrual, los niveles de progesterona y estrógeno disminuyen drásticamente.
El organismo de algunas mujeres parece ser más sensible a estas fluctuaciones hormonales que el de otras.
Los días anteriores a la menstruación el vientre suele inflamarse y producir dolor y los pechos se tornan mucho más sensibles, esto es un proceso natural del cuerpo, pero no por eso menos molesto.
El dolor menstrual se puede presentar como una simple molestia o como dolores agudos, espasmódicos que se manifiestan en la parte baja de la espalda y del abdomen, calambres en las piernas y otros síntomas como mareos, dolores de cabeza, vómitos y pueden durar algunas horas o varios días.
Como aliviar el dolor menstrual
Las mujeres que sufren de este malestar general, del cual aun no se sabe a ciencia cierta cuál es su origen, no pueden eliminarlos por completo. Pero existen algunos métodos sencillos, caseros y totalmente naturales, que pueden aliviar notablemente los síntomas.
En lo que respecta a la alimentación, hay que evitar el consumo de cafeína y dulces y aumentar el consumo de proteínas.
El calor producido por un baño tibio, una bolsa de agua caliente colocada sobre la zona pélvica o una almohadilla o manta eléctrica ayudarán a aliviar el dolor.
Realizar actividad física moderada ayudará a la circulación sanguínea y por ende a  aliviar el malestar menstrual.
Evitar la ropa ajustada y beber infusiones calientes también nos ayudarán durante este proceso.
Tratamientos convencionales
El ginecólogo suele aconsejar tratamientos a base de medicamentos analgésicos y antiinflamatorios con paracetamol o ibuprofeno. Suelen ser los más efectivos contra el dolor. Eso sí, suelen ser más eficaces cuando se toman con los primeros síntomas.
Pero si las molestias son muy fuertes, el ginecólogo te puede indicar un tratamiento hormonal que de alguna forma regule esa descarga de hormonas. Es decir, la píldora, inhibidora de la función de ovulación, también es muy efectiva en casos severos.
Muchas mujeres al tener un hijo igualmente notan una notable mejoría. Y con la edad de igual forma se van atenuando los dolores premenstruales y menstruales.
Pero en ningún caso es recomendable la automedicación, especialmente, si el dolor es fuerte e incapacitantes.
Remedios caseros
Infusiones de plantas medicinales son muy efectivas, aquí te enseñamos como prepararlas.
Manzanilla. Se utilizan para esta infusión las flores. Coloca 2 cucharaditas de manzanilla en una taza de agua caliente. Deja reposar 5 minutos, cuela y bébela.
Malva. En este caso se utilizan las hojas y se procede de la misma forma que en el caso anterior.
Salvia, caléndula y verbena: Se caracterizan por su reconocida acción reguladora menstrual y favorecen el equilibrio hormonal. Muy recomendables y aconsejadas en los casos de trastornos de la regla, menstruación irregular y problemas en la menopausia.
Artemisa: Además de ser un gran regulador de la menstruación, tiene un efecto depurativo y estimulante.
Aquilea (o milenrama): Reduce la ansiedad y la irritabilidad. También, como aceite esencial contrarresta los dolores convulsivos en el vientre y la hinchazón, así como los dolores lumbares.
Espliego (o lavanda): Tiene una probada acción sedante sobre el sistema nervioso central y estimulante de la menstruación.
Borraja y Primrose (Onagra): Muy rica en ácido gamma-linolénico, y precursor de las prostaglandinas E1 encargadas de la regulación hormonal y la relajación del útero.
Hinojo: Su aceite esencial activa la menstruación y atenúa las posibles flatulencias y dispepsias que aparecen durante el síndrome premenstrual o la menstruación.
Bolsa de pastor: Muy utilizado en ginecología por su poder hemostático (contra hemorragias) en los casos de menstruación abundante.
Si tienes dolor en los senos o los sientes muy sensibles, el aceite de prímula y los suplementos ricos en vitamina E, como el germen de trigo, alivian el dolor de pecho asociado al síndrome premenstrual.
Muchas mujeres han comprobado que la práctica regular de ejercicio físico no sólo hace que disminuyan sus dolores menstruales sino que, pasado un tiempo, en ocasiones llegan a desaparecer por completo.
Si no padeces dolores excesivamente fuertes, a veces basta una taza de leche caliente para aliviar el dolor.
Cuando estés en casa, aplica calor en el abdomen o riñones con una manta eléctrica o una bolsa de agua caliente y descansa todo lo que puedas.
Algunos aromas pueden tener efectos analgésicos, es lo que se conoce como aroma terapia. Por ejemplo puedes probar a friccionar tu vientre con una mezcla de aceite de semillas de soja a la que añadirás 3 gotas de aceite esencial de basilisco. También viene muy bien darse un baño de unos 15 minutos con agua caliente, pero vierte antes seis gotas de esencia de comino en la bañera.

Consejos a tener en cuenta para combatir el dolor menstrual:

  1. No consumir cafeína.
  2. Una dieta vegetariana es lo más recomendable para suavizar los dolores
  3. Beber mucha agua y orinar con frecuencia.
  4. Evitar las comidas pesadas o muy abundantes.
  5. Tomar una ducha caliente.
Fuente: noticiassalud.com
Patrocinado por:

No hay comentarios:

Publicar un comentario